¿Qué es una IBCLC?

Una Consultora de Lactancia Certificada (IBCLC, International Board Certified Lactation Consultant por sus siglas en inglés) es una profesional de la salud especializada en el manejo clínico de la lactancia materna.

El IBLCE (International Board of Lactation Consultant Examiners) es el organismo internacional independiente encargado de certificar a todas las IBCLCs del mundo.

Las Consultoras Certificados en Lactancia Materna trabajan dentro de unos estándares y de acuerdo a un código ético establecido por el IBLCE y aceptado por las propias Consultoras.

Para obtener la certificación, es necesario acreditar previamente una serie de horas de prácticas, conocimientos de anatomía y fisiología de la Lactancia y el crecimiento infantil, y formación específica en Lactancia Materna. Una vez cubiertos estos requisitos previos, es necesaria la superación de un exámen teórico, de dificultad universitaria, y la reacreditación cada cinco años, como medio para garantizar la actualización de conocimientos de las Consultoras.

Hay más de 27.450 IBCLCs trabajando en 96 países de todo el mundo.

Cómo convertirse en IBCLC

El IBLCE (International Board of Lactation Consultant Examiners) es el organismo internacional encargado de la certificación de las Consultoras de Lactancia Certificadas. En la Guía para la Postulación al Examen editada por el IBLCE se explica detalladamente los requisitos necesarios para acceder al examen y toda la información necesaria para acreditarse.

El impacto de las IBCLCs

Los conocimientos y habilidades de las Consultoras Certificadas en Lactancia Materna influye de forma beneficiosa en las madres que amamantan, los bebés, los niños, las familias y la comunidad de 6 formas diferentes:
  • Las IBCLCs mejoran las tasas de Lactancia Materna, gracias a los conocimientos y habilidades que prestan tanto en las situaciones habituales como en las de mayor riesgo.
  • Las IBCLCs disminuyen el gasto sanitario. La alimentación con leches de fórmula incrementa los resultados adversos en salud, ingresos y tiempo de estancia hospitalarios, y absentismo laboral de los padres.
  • Las Consultoras Certificados en Lactancia Materna aumentan la satisfacción de las madres y las familias respecto a la Lactancia Materna y a su equipo de salud.
  • Las Consultoras Certificados en Lactancia Materna mejoran la satisfacción respecto a las instituciones, que se consideran favorecedoras de la Lactancia. Esto mejora las mediciones de calidad de las mismas.
  • Las IBCLCs mejoran la confianza del consumidor, ya que son profesionales competentes regidos por un código de ética, un alcance y unos estándares. La imprescindible actualización de las IBCLCs para mantenerse acreditados aumenta la confianza de las madres, las familias, y la comunidad.
  • Las Consultores Certificadas en Lactancia Materna participan en el desarrollo de políticas y mejoran los programas y las políticas de lactancia gracias a su práctica clínica.